Historia del Teatro

Un poco de historia

El Teatro Municipal de Bahía Blanca, es uno de los edificios más valiosos que hacen al patrimonio de nuestra ciudad.

La obra fue posible gracias a la decisión política de dos intendentes: Jorge Moore, quien asumió el compromiso de construir el teatro y compró las tierras en 1909, para su emplazamiento a su dueño Juan Erize, que ofreció en venta sus terrenos ubicados entre las actuales calles Alsina, Dorrego, Las Heras y Corrientes, de la zona conocida como Quinta Erize; y terminada la intendencia de Moore, al doctor Valentín Vergara,  le tocó llevar adelante el proyecto y  concretar la obra  comprometiendo a vecinos destacados para adquirir  bonos que permitieron financiarla.  Se llamó a una reunión en la municipalidad para tratar la construcción del teatro suscribiendo acciones de $200, participaron 200 personas que adquirieron 505 acciones. A los pocos días, dos vecinos residentes en el exterior, compraron 100 acciones y el propio Erize otras 50. Hasta hoy se reivindica este hecho como ejemplo de lo que se puede lograr cuando el Estado y particulares se unen para un objetivo de bien público.

El intendente  Valentín Vergara en febrero de 1911 encarga el proyecto a los arquitectos Jacques Henri Dunant,(Ginebra, Suiza 1858- Niza, Francia 1939, representante del academicismo francés) y a Gastón Louis  Mallet, (Mennecy, Francia, 1875 -Buenos Aires, 1964, cursó sus estudios en L’École des Beaux- Arts de París,), quienes estaban haciendo  el hotel casino de Villa Ventana,  lo presentan en mayo, y se llama a licitación para su inmediata construcción, resultando ganadora la propuesta de los señores Francisco Luisoni y Pedro Brnasconi,  por 293.700 $ firmándose el contrato el día 26 de septiembre del mismo año.

Para el nombre del Teatro, en un principio se propuso el de Estomba, como un homenaje al fundador de la ciudad, pero algunos se opusieron, proponiendo entonces el de Teatro Municipal que fue el que perduró hasta nuestros días.

En 2011 el Edificio del Teatro Municipal fue declarado “Monumento Histórico Nacional” junto a otros 21 teatros del país.

Francisco Luisoni

Pedro Bernasconi

Inauguración

La inauguración oficial del Teatro Municipal se celebró con gran entusiasmo el sábado 9 de agosto de 1913, con la presentación de la ópera Aída de Giusseppe Verdi, a cargo de la Compañía italiana de Antonio Marranti. La misma ópera se había elegido para inaugurar el Teatro Colón de Buenos Aires cinco años antes, en 1908. Esa noche del sábado 9, el público desbordó la sala, ya que se vendieron el doble de las entradas de la capacidad del teatro, 850 localidades entre plateas, palco y paraíso. Los días que siguieron se presentaron doce funciones de la lírica italiana. Fue el acontecimiento de mayor importancia cultural y social por aquellos años en la ciudad. 

El himno de la ciudad se estrenó en los escenarios del teatro en 1928 como homenaje a su centésimo aniversario.

Con el pasar del tiempo el teatro fue arrendado a concesionarios particulares y organismos oficiales hasta el 14 de agosto de 1958, año en el que la Municipalidad local asume su administración.

En 1975 el teatro fue clausurado a causa del deficiente estado en que se encontraba. Por este motivo, fue que en 1978 el Círculo Femenino 11 de Abril decidió tomar participación en el asunto. Gracias a la incesante labor de las damas del círculo se logró recaudar fondos entre empresarios, cámaras, instituciones privadas y públicas y así encarar los diversos trabajos de restauración, acondicionamiento y reapertura del teatro.

El 9 de agosto de 2013 el Teatro festejó sus primeros 100 años de existencia, en cuyo marco se desarrolló una serie de actividades artísticas y culturales para homenajear al coliseo más importante de la ciudad.

Para realzar la imagen del Teatro e ir acondicionándolo para su Centenario se realizaron diversas obras con el aporte del municipio. ​Las obras más destacadas fueron:

  • Reacondicionamiento del escenario central.
  • Ampliación del foso para la Orquesta.
  • Remodelación del subsuelo.

Actualidad

Por ordenanza es declarado patrimonio arquitectónico de la ciudad figurando con el Nº 019-92 en el INVENTARIO DE INMUEBLES DE VALOR PATRIMONIAL, y con el Nº 08-92 como parte integrante del área AVENIDA ALEM (teatro municipal a parque de mayo) en el INVENTARIO DE AREAS DE VALOR PATRIMONIAL

La sala principal tiene capacidad para 730 personas ubicadas en cómodas butacas de platea y palcos y la sala Payró puede albergar a aproximadamente 100 personas.

La lista de personalidades, compañías teatrales y obras que se lucieron en el Teatro Municipal es interminable. Sus salones albergaron a figuras locales, nacionales e internacionales; artistas contemporáneos, artistas nacidos en la ciudad, actores argentinos de renombre, figuras del rock nacional, representantes de la danza, destacados escritores y poetas, así como artistas internacionales; entre muchísimas otras personalidades.

El Teatro Municipal fue, es y será un espacio fundamental para la dinámica cultural de la ciudad. En ese complejo tuvieron su origen las escuelas de artes de la ciudad; el Museo y Archivo Histórico, el Museo de Ciencias y de Bellas Artes; la primera Comisión Municipal de Cultura (que después se transformaría en Subsecretaría); la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca, el Ballet Estable y el Coro Polifónico; por su escenario pasaron los artistas nacionales e internacionales más destacados y también los primeros egresados del Instituto Tecnológico del Sur, crecieron los grupos de teatro y de música locales; en sus veredas se celebró el centenario de la ciudad, fue el espacio elegido para recibir a Eva Perón en 1948 y para celebrar al seleccionado bahiense de básquet de Fruet, Cabrera y De Lizaso; también fue uno de los centros en los que se desarrolló el Teatrazo (1985). Hoy la rotonda del Teatro, las escalinatas y las plazas se convirtieron en espacio privilegiado de celebración colectiva.

DEFINICIÓN DEL BIEN EN TÉRMINOS PATRIMONIALES

TEATRO MUNICIPAL DE BAHÍA BLANCA

Declarado en el “inventario arquitectónico patrimonial” con el Nº 019-92, de la Municipalidad de Bahía Blanca.

Temática original y actual: Teatro Municipal.
Fecha de proyecto y construcción: 1911 – 1913
Propietario: municipalidad de Bahía Blanca
Proyecto: arquitectos DUNANT y MALLET
Constructor: LUISONI – BERNASCONI
Grado de protección: 5 (máximo)
Ubicación: manzana comprendida por las calles: Alsina, Dorrego, Zeballos y Portugal
Datos catastrales: circ. I, secc. C, mz 161, parc 0
Partida: 61902
Zona: C1
Fos: 60%
Fot: 3.0
Altura máxima: 15 pisos
Estos últimos datos nos permiten reconocer el entorno posible del edificio.
Estado de conservación: bueno
Grado de interés histórico cultural: alto
Plafón: deviene de paflón o sofito: cielorraso

Valoración Paisajística

Es la obra monumental de la ciudad mejor emplazada, rodeada completamente de calles, con su frente como inicio de la Avenida Alem, que desde la segunda década del siglo XX se conformó con prestigiosos chalets en la calle “adornada” que soñó Jorge Moore cuando planteó la ubicación del teatro. A sus lados, las plazoletas Garibaldi (inaugurada el 2 de junio de 1932) y Payró (inaugurada el 15 de abril 1934), se mantienen de acuerdo a su conformación original, proyectadas por el ingeniero Adalberto Pagano. El diseño del piso contempló el monumeto de Garibaldi, donado por  la colectividad italiana en su homenaje, y una leve modificación con motivo de otorgar al mismo iluminación perimetral que realza su importancia como edificio patrimonial en la ciudad.

Las veredas perimetrales  están conformadas de acuerdo al proyecto original en piedra partida en colores blanco y negro, conformando la gráfica proyectada, colocadas a mano en 1928.

Los jardines sobreelevados con bordes en piedras de granito rojo irregulares, hacen las veces de asientos de descanso para quienes disfrutan del paisaje de las plazoletas Dorrego y Payró, enmarcadas por especies arbóreas, con paraísos en los bordes del cordón, sobre las calles Dorrego y Zeballos y por Jacarandás sobre la calle Portugal. Las palmeras originales y varias azharinas, completan el paisaje de las plazas, sendos monumentos, que en la Dorrego (a la izquierda del teatro), rinde homenaje a Garibaldi, y sobre la calle Zeballos,  a Pirandello y a Cervantes..

Valoración Arquitectónica

Arquitectónicamente el Teatro Municipal es de una notable expresión academicista, tomada de la Opera de Paris.

“Entre 1850 y 1880 pocos edificios de gran interés arquitectónico se realizaron. Entra en su fase culminante el eclecticismo, en la acepción más corriente de la palabra. Charles Garnier construye entre 1861 y 1874 la Opera de París en ese estilo del neoclasicismo barroco. La construcción del edificio más prototípico del estilo llamado “Segundo imperio”, versión francesa del eclecticismo arquitectónico, significó, en el contexto de la realización del Plan Hausmann, la remodelación total del barrio con la apertura de la Avenida de la Opera, que le comunica directamente con el Palacio del Louvre, y la de las calles que circundan el edificio, buscando la máxima perspectiva para la pomposa fachada, que se compone básicamente de una combinación de arcadas en la planta baja y balcones a manera de dintel en la planta noble, flanqueados por un orden doble de columnas.”

Su fachada principal que mira hacia la avenida Alem presenta un cuerpo principal con macizos laterales y un vacío central de tres elementos entre seis gruesas pilastras, las extremas simples y las dos centrales dobles, enmarcando tres balcones balaustrados que expanden los grandes aventanamientos de la Sala Payró sobre quienes figuran las clásicas leyendas para el teatro: “Drama, Tragedia, Comedia”.

Sobre el friso remata una balaustrada continua tras la cual emerge coronando el edificio la cubierta de cinc y la cúpula central apaisada.

El interior no es menos importante, luego del hall y la antesala donde actualmente nacen las escaleras a los palcos, se encuentra la sala que expresa su planta de herradura aún desde los amplios pasillos iluminados naturalmente por generosas ventanas que nos permiten apreciar las plazas que rodean al teatro.

Nuestro más sincero agradecimiento por la información e imágenes brindadas a Raúl Luisoni.